La Generación Smartphone no está preparada para la adultez

Un adolescente llega a su primer trabajo y de pronto se encuentra con que tiene que tomar decisiones, funcionar con autonomía, asumir riesgos y responsabilidades. Básicamente, hacerse cargo de sí mismo.  Esa es una de las cosas que le puede tocar enfrentar a los niños y jóvenes que pertenecen a la llamada Generación Smartphone, aquellos nacidos después de 1995, que han pasado toda su adolescencia con un celular en la mano.

Los adolescentes de la Generación Smartphone están creciendo más lentamente que generaciones previas. Ellos son menos propensos a conducir automóviles, trabajar, tener sexo, salir, y tomar alcohol.

Esas tendencias les han permitido crear un entorno seguro que los hace no involucrarse en situaciones en las que habitualmente participan los adultos. El lado negativo de eso, es que ingresan a la universidad y al mundo laboral con menos experiencia, son menos independientes y les cuesta tomar decisiones.

Los de 18 actúan y se parecen a los que antes tenían 15 en generaciones previas. Lo positivo es que se exponen a menos situaciones potencialmente riesgosas relacionadas, por ejemplo, con el uso de drogas y alcohol.

El adolescente promedio pasa 6 horas al día conectado a internet, enviando mensajes y jugando. Posiblemente el resultado de eso es que pasan menos tiempo con sus amigos en persona.

Existen riesgos para la salud mental, hay potenciales efectos en el desarrollo de sus habilidades sociales dado que pasan menos tiempo con otros en persona y algo que está comprobado por varios estudios es que no están desarrollando las habilidades de lectura y la escritura que necesitan.

La tasa de suicidio en de niñas entre 12 y 14 años se ha triplicado en los últimos 10 años.

En la medida que pasan más tiempo usando pantallas aparecen los temas de ansiedad o depresión Hemos visto que a partir de 2012 el fenómeno se ha vuelto más fuerte y aparentemente puede estar relacionado con que están menos tiempo con otras personas o no hacen deportes.

En ese sentido hay buenas noticias para las empresas. Ellos son más realistas y parecen estar más dispuestos a trabajar duro. No tienen grandes expectativas como sí las tenían los millennials.

Ellos están preocupados de estar físicamente seguros y también emocionalmente seguros. Y probablemente están más físicamente seguros que generaciones previas. Ellos beben menos y no les gusta tomar riesgos.

Cómo es la Generación Smartphone

* Crecen más lento

* Menos rebeldes

* Más tolerantes

* Menos felices

* Menos sexo

* Menos religiosos

Lo que ocurre es que, al tener una infancia más protegida, van creciendo más lento. Y no les gusta hacer cosas que no sientan muy seguras. Lo que hacen es posponer los placeres y las responsabilidades. Esto no es algo ni bueno, ni malo.

Hemos visto varias conclusiones de la investigación que podrían encender una luz de alerta. Me gustaría saber cuáles son las características más positivas de esta generación

La Generación Smartphone es tolerante con las personas que son diferentes y especialmente defienden los derechos de la población, homosexual, bisexual o transexual. Más que las generaciones previas ellos creen que las personas deben ser lo que son.

Yo diría que tolerancia en temas de raza o género, en temas de identidad de grupo. Eso, por un lado. Pero en el otro extremo, también hemos visto que hay algunos grupos no tolerantes con otros puntos de vista, una especie de polarización, donde los adolescentes se mueven hacia la extrema izquierda o la extrema derecha. Sin embargo, la gran mayoría muestra altos niveles de tolerancia.

 

Summary
Review Date
Reviewed Item
La Generación Smartphone no está preparada para la adultez
Author Rating
51star1star1star1star1star

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *